Ocio y tiempo libre, Shopping

Mercadillo de Sant Jordi, una parada obligada para los amantes del shopping

Los amantes del shopping no encontrarán grandes centros comerciales, como el Mall of Emirates de Dubái o el Westfield Stratford de Londres, pero sí mercadillos como el de Sant Jordi, uno de los más visitados gracias a la variedad y asequibilidad de su oferta. Siendo un mercadillo ibicenco, su carácter hippie es ineludible, y ello sin duda lo confronta en cierta manera a Las Dalias, por el que la mayoría de los turistas se dejan caer. ¿Te animas a descubrir todo lo que puede ofrecerte el mercadillo de Sant Jordi? ¡No te lo puedes perder!

Para llegar al mercadillo de Sant Jordi, debemos dirigirnos al municipio de Sant Josep de Sa Talaia, en dirección al Aeropuerto, hasta llegar a la calle principal de la localidad, donde este espacio es fácilmente localizable. Hablamos de un rastrillo poco glamuroso, pero con un encanto oculto, que merece la pena descubrir. En los cientos de puestos distribuidos, podemos encontrar prácticamente de todo, acompañado de instalaciones y servicios que no abundan en este tipo de mercados, como demuestra la presencia de un parking de acceso gratuito.

Mercadillo de Sant Jordi, mucho más de lo que parece a simple vista

El mercadillo de Sant Jordi es una opción perfecta si deseamos encontrar prendas, películas y libros de ocasión, vinilos y otros productos vintage, muebles, piezas de artesanía, cerámica y mucho, muchísimo más. Contrariamente a lo que sucede con la mayoría de las actividades en Ibiza, este mercadillo alcanza su máximo esplendor durante la temporada baja, cuando sus propios organizadores aseguran acoger a cerca de 400 puertos, con una relación calidad-precio inmejorable.

Sin embargo, el mercadillo de Sant Jordi no es un simple espacio donde explorar el género y gastar los ahorros. ¡Nada de eso! Desde sus comienzos en la década de los noventa, este pintoresco mercadillo ha sabido convertir sus humildes puestos en un punto de encuentro para todos los ciudadanos, que pueden relacionarse y socializar, disfrutando de una mejor experiencia.

Desde luego, Ibiza es tierra de mercadillos, y el de Sant Jordi bien merece una visita. Si estás de paso por la Ciudad Blanca, tienes una cita con este espacio todos los sábados del año entre las 8 de la mañana y las 3 de la tarde. De forma adicional, te recomendamos descubrir otros mercadillos que salpican el territorio ibicenco, como el de la playa de Benirràs, el de Punta Arabí, el de Sant Joan de Labritja o Las Dalias, un clásico hippie que nunca decepciona.

Previous ArticleNext Article

Recién graduada en interpretación y traducción. Viajar y practicar deporte son mis mayores pasiones. Me encantan la naturaleza y los àrboles.